CLP: etiquetado de sustancias y mezclas químicas peligrosas



¿por qué cambian los sistemas de información en sustancias y mezclas químicas peligrosas?

Con el fin de unificar y normalizar internacionalmente los criterios para clasificar, envasar y etiquetar las sustancias químicas peligrosas y sus mezclas, la ONU crea el sistema global de armonización denominado GHS.


El nuevo Reglamento Europeo 1272/2008, conocido como Reglamento CLP (classification, labeling & packaging), modificado por el Reglamento (UE) 286/2011, establece un nuevo sistema para clasificar y etiquetar los productos químicos en Europa adaptado a los criterios del GHS, teniendo como objetivos garantizar un elevado nivel de protección de la salud de las personas y del ambiente, y evitar que para un mismo producto la consideración de peligrosidad varíe de un país a otro, con las consecuencias que también tiene en la libre circulación de estos productos.

El CLP sustituirá progresivamente hasta el 1 de junio de 2015 las directivas europeas actuales de sustancias y preparados químicos;  desde el pasado 1 de diciembre de 2010, las etiquetas de las sustancias deben presentar un diseño conforme al nuevo Reglamento CLP, pero la clasificación correspondiente al sistema actual regulado por las Directivas de sustancias y preparados químicos peligrosos (traspuestas a nuestro ordenamiento jurídico en los R.D. 363/1995 y R.D. 255/2003) deberá figurar en la ficha de datos de seguridad junto con el nuevo. 

Conviene aclarar que la clasificación CLP de las sustancias y mezclas químicas, que varía sustancialmente respecto a como se viene realizando en función del riesgo en el marco actual de las directivas sobre sustancias y preparados químicos peligrosos, implica una evaluación de la peligrosidad en función de sus propiedades fisicoquímicas, toxicológicas y ecotoxicológicas. Las etiquetas y fichas de datos de seguridad (FDS) serán adecuadas a esta clasificación, aspecto que es objeto de control sanitario oficial en algunas CC.AA.


¿para qué sirven y en qué cambian las FDS con el nuevo Reglamento CLP?


Básicamente podemos describir las FDS como un documento  que indica las particularidades y propiedades de una determinada sustancia o mezclas para su adecuado uso, conteniendo instrucciones detalladas para su manejo para reducir los riesgos laborales y medioambientales: identificación del producto, composición, identificación de peligros, primeros auxilios, medidas contra incendios, medidas en caso de vertidos accidentales, condiciones de manipulación y almacenamiento, control de exposición y medidas de protección personal, propiedades fisico químicas, información sobre estabilidad y reactividad del producto, información toxicológica, información ecológica, sobre eliminación, transporte, información reglamentaria del etiquetado y otras informaciones.


Están pensadas para indicar los procedimientos ordenados para trabajar de una forma segura con las sustancias y mezclas. No están tanto dirigidas al consumidor general puntual como para los riesgos laborales y profesionales, constituyendo una importante herramienta de comunicación en la cadena de suministro industrial.

El aspecto más novedoso que supone la aplicación del CLP en las FDS es el nuevo epígrafe sobre “escenarios de exposición”, que incluirá las medidas adecuadas de gestión del riesgo, las condiciones operativas y todos los usos identificados de la sustancia. La correcta aplicación de esas medidas operativas garantizará el control adecuado de los riesgos generados por los usos de la sustancia.


En este enlace tienes una FDS redactada conforme al CLP. 

¿cómo serán los nuevos pictogramas y los etiquetados?

Respecto a las etiquetas, aparecen nuevos pictogramas. Concretamente son nueve pictogramas con forma de rombo, borde rojo y fondo blanco, que sustituyen a los anteriores siete, que eran cuadrados naranjas con borde negro. Su objetivo es informar mejor a los consumidores y adaptarse a la reglamentación internacional establecida por Naciones Unidas, de manera que se utilicen los mismos símbolos en todo el mundo (en este enlace se pueden consultar y descargar los pictogramas):





Además de los nuevos pictogramas, se incluyen varios cambios en el etiquetado. Se sustituyen las antiguas frases R de peligro por por indicaciones de peligro H. De la misma forma, los consejos de seguridad S se sustituyen por consejos de prudencia P.
Por poner un ejemplo de una frase H: H312 “nocivo en contacto con la piel”
Como ejemplo de una frase P: P280 “llevar guantes/prendas/gafas/máscara de protección”
Del mismo modo, se indica la gravedad del peligro mediante las palabras de advertencia "Peligro" para las categorías más graves y "Atención" para las menos graves.
Los nuevos pictogramas, debido a su posición y tamaño, hacen que las nuevas etiquetas sean de mayor tamaño a las anteriores.

Las etiquetas deben indicar el nombre de la sustancia o de la mezcla y/o un número de identificación, el nombre, la dirección y el número de teléfono del proveedor y la cantidad nominal de la sustancia o mezcla. Cuando proceda, deberá incluir las indicaciones de peligro como "Peligro de incendio o de proyección", "Mortal en caso de ingestión", etc., consejos de prudencia  del tipo por ejemplo "Conservar únicamente en el recipiente original", "Proteger de la humedad", "Mantener fuera del alcance de los niños", etc., así como información adicional, como las propiedades físicas o relativas a los efectos sobre la salud humana.


imagen obtenida de Carburos.com


el control sanitario oficial de los sistemas de información de productos químicos

En seguridad química intervienen distintas administraciones competentes que abordan el control de estos peligros desde perspectivas diferentes (seguridad laboral, medioambiental...)

Algunas comunidades autónomas, que son las responsables de la vigilancia, inspección, control y sanción de la legislación relativa a sustancias y mezclas químicas peligrosas, han incorporado en sus planes y programas de salud ambiental el control oficial sobre la clasificación y adecuación de los etiquetados y fichas de datos de seguridad a los requisitos establecidos en la norma. Las incidencias detectadas, con independencia de las medidas que pudieran ser adoptadas en el ejercicio de la autoridad sanitaria, deben ser comunicadas a nivel nacional a través del Sistema de Intercambio Rápido de Información sobre Productos Químicos SCIRIPQ.


Nota: El Reglamento (UE) 286/2011 de 10 de marzo de 2.011, modifica a efectos de su adaptación al progreso técnico y científico el Reglamento (UE) 1272/2.008; se incorporan disposiciones para indicar en la etiqueta el nombre de sustancias químicas, aunque sea a muy baja concentración en una mezcla, para proteger a las personas que ya están sensibilizadas frente ellas que pueden provocarles una reacción a muy bajas concentraciones. También se modifica la terminología de diversas disposiciones de los anexos y determinados criterios técni­cos, al objeto de facilitar su aplicación por los operadores y las autoridades encargadas de la aplicación, mejorar la coherencia del texto jurídico y aumentar la claridad.





Publicado el 02/04/2011.

2 comentarios:

Gerineldo dijo...

Un pequeña idea para vuestro post. Podíais hacer un post tanto para profesionales como para población general sobre intoxicaciones así como poner el nº de contacto toxicología (91 562 04 20). A mí como MF atendiendo urgencias me han orientado muy bien sobre cómo actuar ante intoxicaciones o accidentes domésticos con sustancias de uso doméstico

@jaortizb dijo...

Buenas noches;

Tal como dices, la info de las etiquetas y fichas de datos de seguridad, cuando son adecuadas, resultan muy útiles desde el punto de vista de la prevención, pero también para los accidentados y quienes atienden estos accidentes: atención sanitaria, vertidos, bomberos, etc.

Las FDS deben disponer de un número de teléfono de urgencias de la empresa que lo comercializa en España o de toxicología.

Si echas un vistazo a las FDS que hemos enlazado, verás cuanta información deben aportar, muy útiles para una mejor atención médica como dices, entre otras: primeros auxilios, composición, propiedades fisicoquímicas, info toxicológica, etc.

En estas comprobaciones, lo que resulta complejo, ocupa mucho tiempo y precisa de una continua actualización en conocimientos es la clasificación de los preparados (mezclas), previo a las comprobaciones de las FDS y etiquetas.

Sobre intoxicaciones o accidentes, vosotros tenéis información directa, anímate!

Sseguro que volvemos a hablar de seguridad química.

Saludos, y gracias por comentar!

 
España | UE | 2014